• 125 gr azucar moreno 60 gr de azucar blanco 110 gr de mantequilla sin sal 1 huevo 230 gr de harina de trigo 1 pizca de sal 1 pizca de levadura Royal (unos 2gr) 1 cucharada de esencia de vainilla 150 gr de pepitas de chocolate 60 gr de nueces

Hacía tiempo que me apetecía mucho probar a hacer unas cookies, las auténticas americanas… Y aprovechando que algunas chicas de twitter estamos haciendo unos retos reposteros, y que esta vez tocaba galletas + chocolate, me decidí… ya no tenía excusa. Además por primera vez en años no estoy preocupada por mi peso y la operación biquini, así que hasta podía permitirme comer alguna que otra 😉

Este tipo de galletas se caracteriza por llevar azucar moreno, pepitas de chocolate y nueces. Luego hay muchas variantes, chocolate con leche, otros frutos secos, lo que sea… En esta ocasión las hice sin nueces porque una de las personas que las va a comer es alérgica, así que… resumiendo, que las podéis ir adaptando. Con los ingredientes que os he puesto me salieron unas 22 galletas medianas, justo para una bandeja de horno.

Precalentamos el horno a 180º. Ponemos en un bol las dos clases de azucar y la mantequilla (a temperatura ambiente). Batimos a velocidad media durante un minuto mínimo y añadimos el huevo y la esencia de vainilla. Seguimos batiendo hasta que vemos que está todo bien integrado. Este proceso de batido es muy importante para que la masa quede homogénea porque el azucar debe estar bien disuelta.

Por otro lado mezclamos la harina con la levadura y la sal, lo tamizamos a ser posible unas tres veces. Añadimos a la mezcla anterior poco a poco, esperando a que se integre bien. Cuando la masa ya es consistente añadimos el chocolate y los frutos secos que hayamos elegido, en mi caso solo el chocolate, y con una paleta (o con las manos) mezclamos bien.

Con una cuchara vamos cogiendo la porción de masa que quedamos, la amasamos un poco con las manos y la aplastamos. La colocamos sobre la bandeja de horno que llevará (siempre) un papel de horno o antiadherente en la base.

Horneamos de 8 a 12 minutos según el tamaño de la galleta. En mi caso con 10 minutos fue suficiente. Al sacarlas parece que estén blandas y sin hacer, pero cuando se secan quedan en su punto, así que cuidado al pasarlas a la rejilla para no romperlas. Las dejamos enfriar y liiiistas para degustarlas.

Ya me contaréis qué tal os quedan y el exito que tenéis en vuestras reuniones.

Abrazos azucarados.

Ana.