Llega el cumple del pitufo y un mes antes mi cabeza ya va dando vueltas sobre todo lo que quiero hacer para las celebraciones!!! que si para la guarde esto, para los amigos esto otro, para la familia…bla bla bla… Total, este año salimos de viaje al día siguiente y no puedo celebrar el cumple como quería…el año que viene celebración doble (miediiiitooooo). De todas formas a la guardería quería llevar galletas y tarta. Igual que hice para Navidad llevé las galletas sin huevo que os he comentado ya (recuérdalo) pero quería que fuesen originales, no quería volver a llevar el decorado de fondant, así que gracias a “Mensaje en una Galleta” decidí decorar la masa y darle la forma de mariposas (Papallona en Valenciano es mariposa) ya que la guarde se llama La Papallona Menuda.

Hice la masa como os he comentado. Una vez amasada la dividí en cuatro partes, podéis hacer las partes que queráis… Para colorear la masa utilicé los colorantes Wilton en pasta, añadí un poco al centro de la masa y a amasar hasta que queda un color uniforme.                                                                              

Una vez coloreadas estiré en papel de horno y dejé enfriar igual que siempre. Cuando estaba la masa bien fria recorté las mariposas y al horno. Tal y como explican en mensaje en una galleta yo utilicé el doble horneado, ya que con un horneado normal se queda el color súper apagado. Para que queden bien luminosas le aplicamos el doble horneado. Ponemos el horno a 180º, horneamos las galletas 7 minutos y las sacamos. Apagamos el horno, esperamos 5 minutos y volvemos a meter la bandeja con las galletas, cerramos el horno y esperamos 20 minutos más (con el horno apagado). El cambio de color es impresionante, os recomiéndo probarlo porque quedan genial.

A los peques de la guarde les encantaron y pudieron comer todos sus mariposas en honor a Alex.

Abrazos azucarados amores.

Ana.