Estas fiestas no se me podía pasar publicaros la receta de los Panettone. He probado algunas y la que más me gusta es la usada en Kanela y Limón. La textura y el sabor es exactamente el mismo que los tradicionales, y eso que yo no le puse naranja… buenísimos.

Para hacer esta riquísima receta hay que tomarse su tiempo, no es de las que en dos horas lo tienes listo. Necesita hacer una masa fermentación, luego dejar que fermente la masa definitiva, trabajarla, fermentarla un ratito y al horno. Hay que plantearlo con dos días de antelación a cuando lo quieres comer. Panettone trozo

También podéis utilizar para las fermentaciones panificadoras, thermomix o calor de horno, yo en este caso he dejado que levase de forma natural para saber cuánto se tardaba. Vamos allá!!!

Para hacer el fermento. Mezclamos la levadura fresca con el agua tibia y reservamos. Mezclamos la harina de fuerza con el azúcar y le echamos el agua con levadura. Mezclamos bien, hacemos una bolita y reservamos en el bol. Tapamos (sin tocar la masa) con un trapito y lo dejamos levar. Yo lo hice a la hora de la cena y lo dejé toda la noche, como ahora hace fresquito tarda más.

Si trabajáis con panificadora poner todos los ingredientes en el orden que están expuestos. Programa 7 (sólo amasa) de 15 minutos, lo puse 3 veces seguidas hasta que conseguí una masa elástica y que no se pegaba a las manos.

Si lo hacéis a mano: Mezclamos todos los ingredientes secos. Añadimos los huevos un poco batidos, mezclamos y añadimos el fermento (todo) y por último la mantequilla en punto pomada hasta que conseguimos una masa elástica. Es mejor estar amasando más rato que añadir más harina, ya que así saldrá un panettone mucho más esponjoso. Pero si queréis podéis añadirle más harina poco a poco hasta que no se os pegue a las manos.

Ponemos el resultado en un bol que previamente habremos untado con mantequilla y harina. Yo usé una olla porque es muchísima cantidad y crece mucho. Tapamos con film sin que queden huecos (así aprovechamos el gas que suelta la levadura) y sin tocar la masa para dejarla crecer. La dejamos reposar. Yo la tuve unas 6 horas, pero por compatibilidad de horarios…cuando veáis que ha crecido por lo menos el doble ya podéis trabajarla.

Estiramos en la mesa enharinada con rodillo o con las manos, dando la vuelta a la masa para que no se os pegue en la mesa. Cuando la tenéis bien estirada (no hace falta que quede muy muy fina) le ponéis el relleno que os guste, pasas, pepitas de chocolate, fruta escarchada… He puesto esa cantidad pero eso ya es a gusto del consumidor. Enrolláis como una alfombra con el relleno dentro. Forramos el/los molde/s que hayáis elegido con papel de panettone o papel de hornear. Yo utilicé un molde normal de 15cm y otro de 20cm forrados con papel de hornear, no queda tan bonito pero ya depende de si os queréis comprar molde y papel especial para panettone.

Hacemos una bolita con la masa con los bordes hacia abajo, lo ponemos en el horno y chafamos la masa para sacar el aire que haya en los pligues. Dejamos que crezcan un rato, con 30 minutos será suficiente.

la foto 2 la foto 3 la foto 4

Calentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo. Los vamos a colocar en la parte de abajo del horno para que no se nos tueste mucho la superficie. Cuando haya crecido la masa dentro de los moldes lo pintamos con huevo y podemos ponerle azúcar por encima o si queréis alguna adorno con pasas o así.

Metemos en el horno (parte de abajo) unos 40 minutos. Si utilizáis un molde más grande con la totalidad de la masa necesitaréis más tiempo, igual 45-50 minutos. Si utilizáis moldes más pequeños para hacer panettones más chiquitines igual con 30 minutos tenéis suficiente. Pinchar y cuando salga seco o casi seco ya están listos.

Dejáis reposar en el molde unos minutos y desmoldáis. Podéis dejarlos con el papel o sin él.

Para conservarlos podéis utilizar film, bolsa de plástico o lata. La verdad es que es una masa que se conserva muy bien.

Que ilusión que ya se acerca la Navidad!!!