• Los mismos que en las torrijas de leche Además: 2 litros de agua La piel de una naranja La piel de un limón 1 rama de canela 2 cucharadas soperas de anís en grano 3 cucharadas soperas de azúcar moreno 5 cucharadas soperas de leche

Estas son las torrijas que siempre comía en casa de mi tía Maravillas, que riquísimas estaban, recordaré ese sabor y ese olor el resto de mi vida. Todos los primos juntos comiendo torrijas como si no hubiese mañana, y tanto que teníamos mañana y 4 días después también, pero nos encantaban!!!! Desde que no está ya no las he vuelto a probar igual. El otro día recordé el olor de estas torrijas, y la risa tan bonita que tenía mi tía, y llamé a mi prima a ver si tenía la receta, mi tía no las apuntaba ni las miraba en ningún sitio, se habían pasado el proceso en la familia pero a base de repetirlas… Bueno, allá que voy, nuevo propósito, como tengo a mi madre que también recuerda ese sabor peculiar me he propuesto conseguir las torrijas de mi tía Maravillas.

Empezamos haciendo unas torrijas de leche tal y como os he explicado (habéis hecho los deberes????), hasta que las tenemos fritas y escurriendo en el papel de cocina vale???

Ahora ponemos en una olla 2 listros de agua con el anís en grano, la piel de la naranja, la piel del limón y la canela.

Lo llevamos a ebullición y a fuego medio lo dejamos hasta que las molduras se hacen blanditas, unos 15 – 20 minutos suficiente. Apartamos del fuego y lo colamos para quitar el anís. Quitamos las peladuras y la canela y las limpiamos de los granitos de anís y reservamos. En el caldo ponemos el azúcar moreno (utilizamos este simplemente para dar color pero puede ser blanco) y la miel, removemos para que se deshaga bien (tiene que quedar un caldo bastante dulce) y metemos dentro las pieles y la canela. Ponemos las torrijas que teníamos reservadas en el caldo y ale, listas para comer!!!!!!!!!!!

Las dejas en la olla siempre con el caldito, así cuando las muerdes están súper empapadas en caldo y riquísimas. Las proporciones de azúcar y miel se pueden variar según gustos, pero no le pongáis muy poco porque parecerán torrijas con agua…

 

 

A mi me han encantado, tengo que retocarlas un poco pero me he acercado bastante. Cuando intercambie opiniones con mi mami os cuento…

 

Abrazos azucarados.

Ana.