Esta receta es una adaptación de un video de pequerecetas que me parece ideal para el invierno, para tener un bizcocho de desayuno o merienda para los más peques, y no tan peques… Al tener las piezas de manzana enteras es súper jugoso y podéis adaptarlo a cualquier fruta que os apetezca, peras, plátanos, melocotón…

A mi sobri Izan le encanta el dulce, es mi mayor fan!!! Lo adoro!!! Y su mami ha optado por congelar los bizcochos, magdalenas y dulces en porciones, y la verdad es que respetando los tiempos de descongelación éste bizcocho queda ideal y como recién hecho. Así que podéis hacer uno grande y congelar para varias semanas. Ideas para ahorrar en esta época eh???? Bizcocho manzana detalle

Precalentamos el horno a 180º.

Para empezar fundimos los 25 gr de mantequilla y reservamos que se vaya enfriando. Cortamos las manzanas en cuartos y les hacemos unos cortes en la superficie, sin cortar los gajos del todo, si se cortan da igual, pero queda más jugoso con trozos grandes. Reservamos.

Los 125 gr de mantequilla en punto pomada los mezclamos con el azúcar, le añadimos la esencia de vainilla y los huevos, como siempre uno a uno, dejando que se mezclen bien antes de añadir el siguiente. En un bol tamizamos la harina y la levadura y añadimos la sal. Lo añadimos todo a la mezcla de los huevos y mezclamos bien. Yo no puse zumo de limón ni de naranja pero podéis añadirle después de los huevos el zumo de una pieza si os gusta más.

Engrasamos bien el molde que vayáis a utilizar. Yo usé uno de 18cm de diámetro, pero en esta receta podéis adaptar el tamaño a lo que os guste, si queréis el biscocho más fino utilizáis un molde más grande, si lo queréis más ancho pues un molde de menos diámetro… Si optáis por el bizcocho fino el tiempo de horno será menor.

Ponemos la masa en el molde engrasado y encima de la masa vamos poniendo los trozos de manzana. Pintamos la superficie de las manzanas con los 25 gr de mantequilla derretida que teníamos reservada. Yo hundí bastante los trozos de manzana de forma que se quedasen en el medio del bizcocho, pero podéis hacerlo como os apetezca, más abajo o más en la superficie.

Metemos en el horno ya caliente unos 45 minutos.

Mientras se hace en un cazo derretimos la mermelada con el agua y reservamos. Una vez se hace el bizcocho sacamos del horno y pintamos toda la superficie con ésta mezcla. Ahora solo falta que repose unos minutos, desmoldamos, dejamos enfriar y a disfrutar de éste jugoso bocado!!!