Mis amigos estaban a punto de tener a su princesita y ya llevaba días rondandome una idea por la cabeza… “y si les sorprendo con una tarta??” Unas semanas antes visitando el blog de Alma Objetivo: Cupcake Perfecto vi como hacia un precioso carrito de bebe en los cursos Wilton a los que había asistido, y me dieron unas ganas terribles de hacerlo también!!!! así que una semana antes de que mi amiga saliese de cuentas empecé a modelar las piezas fijas del carrito: el bebé, el osito y el cojín. Al día siguiente de empezar me llaman para comunicarme que Inés ya había nacido!!!!!!!!!!!!!!!! WHAAAAAAT????? YYAAAAAAAAAAAAAAAA???? y yo que pensaba que iba con tiempo, jaaaa jaaaa… Bueno, manos a la obra, como al hospital no íbamos a verla (para no agobiar mucho, que esos días son un poco asfixiantes) tenía unos días hasta que fuesemos a su casa… MANOS A LA OBRA…

Hice un bizcocho de vainilla y el relleno era mermelada de fresa. Una vez torneado y cubierto por buttercream empieza el espectáculo: a decorar!!! Me encantaron los tonos blancos y morados que utilizó Alma así que los utilicé también. Todo es fondant y lo que simula una puntilla o faldón es glasa real (la misma que las galletas). Es un buen recurso para hacer pequeños detalles y una vez se seca queda dura y no se deforma (hasta entonces un poco de cuidadín).

Bueno, ya estaba la forma del carrito, el volante, el faldón la silueta… ponemos el bebé con un palillo, el cojín pegado a la bandeja y el osito pegado al carrito. Nos falta la mantita y las ruedas. Las ruedas podéis utilizar cortadores redondos de diferentes tamaños y combinar los colores. Yo intercalé una forma de flor en medio para hacerle un pequeño detalle. El centro es un anisete de azucar, pero podéis hacer una bolita de fondant o incluso un puntito con glasa…

La manta es un trocito de fondant con textura de flores. Yo aun no tengo texturizadores y los detalles suelo hacerlos a mano o incluso con utensilios caseros (ganchillo, coladores, etc) pero en este caso utilicé un salvamanteles que tiene ese dibujo. Un día comprando en Carrefour lo ví, al lado de las balletas, y es genial, sirve igual, es súper barato y es monísimo!!!

Ale, ya está listo… Ahora a ver a la pequeña Inés.

Cuando llegamos a ver a este bomboncito de bebé se quedaron con la boca abierta, y para mí ese es mi mejor recompensa!!!

Es una idea para regalar a los recién estrenados papis porque además de impresionar visualmente les hacéis un favor, ya que tienen un postre que sacar a las interminables visitas de los primeros días.

Abrazos azucarados.

Ana