• 300 gr de masa de hojaldre 3 manzanas grandes 100 gr de azucar 1/2 limón 3 cucharadas de mermelada de albaricoque 1 cucharada de agua

Como a mucha gente a mi amiga Vero no le gusta la crema pastelera, en eso no nos parecemos porque yo soy una fanáaaaaatica… Hace tiempo me comentó ella muy emocionada “el otro día comí una tarta de manzana riquísima sin crema, pero ya no la he vuelto a encontrar igual”, así que ese día decidí que iba a conseguir la tarta de manzana para Vero. Aprovechando que esta semana el reto twitter era una tarta de manzana me he decidido a empezar mi “investigación”: primera prueba de la tarta de manzana “Vero”

La única complicación que tiene es hacer la masa, y en esta receta vamos a utilizar una masa ya hecha, puede ser de las que venden en los supermercados, pero fijaros en la cantidad porque suelen ser paquetes de 250 gr. Vamos al lío!!!!

La masa de los supermercados hay que dejarla que atempere, para eso la puedes dejar en la encimera encima de papel vegetal, si es de las que van plegadas tipo libro tendréis que ir desplegándola poco a poco cuando se descongele un poco, si esperáis al final se pegará y si lo hacéis con la masa congelada se romperá. Hay masas que las venden en un rulo, mucho más cómodas… Si es masa hecha en casa habrá que amasar un poco y estirarla. El molde tendréis que humedecerlo con agua o ponerle spray desmoldante (genial invento!!!) o un poquitísimo de mantequilla.

Pelar las manzanas, partilas en gajos muy finitos. Yo utilicé manzanas Fuji, aunque las que se utilizan normalmente son Golden, para que no quedase tan dulce como las tartas de manzana convencionales. A la mayoría nos ha encantado, pero a mi madre, que le encantan las manzanas al horno, le ha parecido poco dulce… claro… A continuación, pinchar el fondo de la pasta de hojaldre con un tenedor y disponer encima las láminas de manzana, en forma de flor o si queréis hacer dibujitos… 😉 Espolvorear por encima el azúcar e introducir en el horno (previamente calentado), a temperatura fuerte (220º), durante unos 25 minutos. Como siempre el tiempo de cocción depende del horno, si lo hacéis con manzanas Golden con ese tiempo tendréis bastante, pero mirar a partir de los 18 – 20 minutos de vez en cuando la puerta del horno no se os vaya a socarrar… con las manzanas Fuji yo lo dejé 30 minutos porque estaban muy blanquitas.

Colar la mermelada y añadirle el zumo de medio limón y el agua. Cocer a fuergo sueve unos 5 minutos hasta conseguir un almíbar clarito. Una vez hecha la tarta se le pone por encima el almíbar, toda bien pintadita. Se deja enfriar y lista!!!

Es una receta sencilla y como postre es ligera y riquísima!!!

Abrazos azucarados.

Ana.